Antes de empezar me gustaría puntualizar que, aunque parezco un perro soy una escultura, o quizás mejor, soy una escultura que representa a un perro. Esto queda claro para cualquiera que me observe. Suena extraño, pero no es tan normal hoy en día, que una escultura parezca lo que es. En fin, que el concepto no es habitual y como concepto ese es el tema.

Se celebra en Valldoreix, una población cercana a Barcelona la segunda bienal de escultura. Una idea muy interesante pues todos sabemos que en la actualidad, esta rama de las artes plásticas no es precisamente la más popular. Por experiencia sé que, a la gente, así como le es fácil saber que hacer con una pintura, un dibujo, un grabado, una joya o simplemente cualquier objeto artesanal, con una escultura, le es más difícil imaginarlo…

Como decía, este certamen que se celebra por segunda vez contempla, en principio, el hecho escultórico en sitios urbanos que precisamente son uno de los orígenes de esta rama de las Bellas Artes, el embellecer los espacios abiertos de las ciudades.

Tal y como se dice en la presentación de este certamen:

Valldoreix dels Somnis, es un proyecto desarrollado por Amicart Valldoreix, asociación local sin afán de lucro, i que, entre otros proyectos artísticos, pretende llenar de arte escultórico algunos de nuestros parajes convirtiendo durante un tiempo nuestra privilegiada población, rodeada de bosques y jardines, en un espacio donde también la contemplación i la reflexión artística tengan acogida. Así, Valldoreix dels Somnis, permitirá durante dos meses, tanto a nuestros conciudadanos como a los visitantes, disfrutar de arte escultórico en algunos de sus lugares más emblemáticos.”

El sábado día 20 de octubre tuve la ocasión de asistir a la inauguración y entrega de premios de este certamen y por supuesto, ver las obras expuestas. Participaban 39 obras y en realidad el hecho de esculpir en general brillaba por su ausencia. La mayoría de las obras expuestas eran lo que podríamos llamar “instalaciones”; un término inventado en los años de éxito del arte expresionista y que viene a ser, en definitiva, reunir objetos de iguales o distintas formas en un espacio, buscando una interpretación conceptual que muchas veces es difícil de apreciar por el espectador. Con ello no quiero decir que algunas de esas obras no tuvieran un interés a nivel decorativo o artístico. No es mi intención, ni mucho menos, emitir juicios de valor.

Todo ello induce a pensar en el valor actual del término “escultura”. Porque, así como pintura define de una forma muy general y elástica el hecho de “pintar” o sea embadurnar cualquier elemento con un material al que denominamos “pintura”, el “esculpir” del que deriva la palabra “escultura” ya no está tan claro, aunque así se defina etimológicamente:

escultura

nombre femenino

1.

Arte y técnica de representar objetos o crear figuras en tres dimensiones trabajando o labrando un material, como barro, piedra, madera o bronce.

“la escultura es una de las bellas artes”

2.

Obra artística que resulta de la aplicación de este arte.

“una colección de esculturas griegas”

 

 

Las obras están distribuidas, me parece que con acierto, por cuatro jardines públicos pertenecientes a Valldoreix y su vecino Sant Cugat. La idea es muy interesante y la verdad es que el resultado es atrayente y da a estos espacios un valor añadido que valdría la pena si se pudiera, mantener siempre. Cosa que, por lo visto, no es posible; a excepción de la pieza que ha resultado ganadora a la que, según las bases del certamen, se le buscará un lugar donde instalarla definitivamente.

Pero volviendo al tema que pretendía abordar en este escrito, una vez vistas las obras, seria muy apropiado buscar nuevos términos para el Certamen y dejar de lado el título “escultura” por no corresponder éste, en general, a la verdadera concepción de las piezas que los artistas presentan, así como tampoco a estos, se les puede llamar escultores, en general, en su justa denominación.

Duchamp marcó el camino en cierto modo y abrió las puertas a colocar objetos en un espacio para crear una idea conceptual, ahora nos toca a nosotros buscar un nuevo término para esta sección de las Bellas Artes.

Frankie observando la obra de Maïs en la Bienal de Escultura de Valldoreix. Premio honorífico del certamen