El Quatre Galería de Arte online empieza 2017

Empezamos un nuevo año en El Quatre tras haber pasado un periodo verdaderamente complicado. El 30 aniversario de nuestra Galería no ha sido desde luego, una celebración demasiado afortunada.

A principios de 2016 nos propusimos que la celebración de los 30 años de la Galería fuera algo diferente. Algo que llamara la atención del público en general y de nuestros clientes en particular. Se trataba de realizar 30 exposiciones en 30 semanas de 30 de nuestros artistas. Un reto que emprendimos con ilusión, aunque pareciera y lo era en realidad, una locura.

Todos los artistas estuvieron de acuerdo y pusimos en marcha el proyecto.

Cada lunes la exposición era distinta y poco a poco, con el transcurrir de las semanas, fueron pasando por nuestra Galería una tras otra y en un espacio reducido claro está, las obras de cada uno de nuestros creadores. No solo eso, sino que cada jueves, organizábamos una actividad distinta. Conferencias y charlas, demostraciones y todo tipo de actividades que ayudaran al público a animarse a visitar nuestro espacio.

Con el paso del tiempo vimos que no conseguíamos nuestro propósito y la llamada no obtenía la respuesta esperada. Con ello, nuestro ánimo fue decreciendo.

Hacía ya unos años que el Arte en las galerías había empezado a perder encanto para el público y todo ello llevaba a pensar que el espacio físico cada vez tenía menos importancia. La respuesta a esa falta de atracción no conseguíamos encontrarla, ni nosotros ni nuestros colegas en el sector.

Con ello, El Quatre que siempre ha sido profesional en este oficio de promocionar el Arte de sus artistas y que ha tenido el negocio como su única fuente de ingresos, tenía graves problemas económicos. Hasta que llegó el fatídico momento de tener que decidir el cierre de la Galería como tal, en el sentido más tradicional del término. Un local donde mostrar las obras de sus creadores, con exposiciones periódicas.

Es verdad que los tiempos cambian, y en la actualidad lo hacen muy rápidamente. Internet ha revolucionado las relaciones comerciales y era el momento de probar a utilizarlo en el sector al que hemos dedicado tantos años. Llevábamos ya una temporada barajando esa posibilidad y entonces fue el momento de ponerla en práctica de manera definitiva.

Mirando el estado actual de las cosas y como introducción al tema en sí, el mundo que nos rodea, al contrario de lo que nos quieren hacer pensar, no se ha globalizado (una palabra que exactamente no tiene ningún sentido). El poder y la facilidad que tenemos ahora de comunicarnos con los demás no ha servido exactamente para estrechar las relaciones entre la gente. Más bien parece que el servicio que prestan las redes sociales son de “voceros” de las opiniones personales que en general no son escuchadas por los pretendidos interlocutores y si lo son, es para rebatirlas seguidamente.

Hace falta un análisis de la situación y de las preferencias de la gente en el mundo actual. ¿Qué es lo que la sociedad demanda…? ¿Qué es lo que hace feliz a la gente…?

Centrándonos en nuestro sector, no volvamos la vista atrás, es inútil seguir dándole vueltas a los tiempos pasados. El Arte creado por el ser humano como una válvula de escape a la vida cotidiana, a la monotonía del día a día ya no interesa como tal sino como mucho y en contadas ocasiones como mero espectáculo. Redirigir esta situación es imposible.

Hace falta ser muy creativo para llamar la atención. Desde luego la escatología es un camino, pero no se trata de eso y menos en el mundo de El Quatre, en el que pretendemos trasladar la idea de belleza por encima de todo. El aluvión de información que todos recibimos día a día nos obliga a ser selectivos, pero muchas veces por el camino, se nos pierde lo verdaderamente importante.

Otro factor importante que tiene mucho que ver con la información es lo que ésta nos ofrece. Y la mayoría de las veces llega a nosotros manipulada cuando no sesgada. Los medios de comunicación hoy en día, no se destacan precisamente por su carácter cultural o por su afinidad con el sector del arte. El periodismo y es triste decirlo, cultiva el sensacionalismo y en general su objetividad es nula.

Ante tal panorama y en concreto en nuestro país, que por otro lado no se ha significado nunca por el interés institucional en el mundo de la cultura, las Galerías de Arte lo tenemos muy, pero que muy complicado. El problema no radica ya en el aspecto de la rentabilidad del propio negocio sino en uno más profundo. En realidad, los que están sobreviviendo a duras penas son los artistas.

En la actualidad en España, tenemos una explosión increíble de creadores de una calidad excepcional. En concreto, en nuestra especialidad, la pintura y la escultura figurativas, realistas; no hay menos de cien artistas que podrían estar entre los mejores del mundo. No hay otro país seguramente con este potencial. Y… aquí nadie se ha enterado.  Los medios de comunicación hacen caso omiso a las nuevas propuestas de estos jóvenes, en su mayoría, artistas que se ven obligados a salir al exterior. Y eso es una apuesta arriesgada, costosa y con una necesidad de venderse a uno mismo para lo que la mayoría no están preparados. No hay asignatura en Bellas Artes de marketing personal.

Esa promoción es la que nos hemos propuesto con la implantación de nuestra Galería Online. Usar los medios tecnológicos a nuestro alcance para llegar a cualquier rincón del planeta. Sabemos por nuestra experiencia en Ferias de Arte en el extranjero que la calidad de lo que hemos mostrado, sorprende. Nada de borrones ni brochazos pretendiendo disimular una falta de técnica impresentable que es lo que se ve en la mayoría de esos eventos. De hecho, algunos de nuestros artistas han encontrado Galería gracias a llevarlos a los mismos.

“El Quatre on Cloud” es nuestra nueva denominación, en la nube, no en las nubes por supuesto.

Aparte de intentar seguir trabajando y sobreviviendo en este mundo difícil del Arte y la Cultura que amamos profundamente, nuestra principal meta es llevar a nuestros creadores lo más lejos posible en su carrera. Mostrar calidad en pintura y escultura dentro de un ámbito plenamente contemporáneo.

El siglo XXI se nos abre ante nuestros ojos con la esperanza de que dentro de unos años se siga considerando al hombre como un ser creador de belleza.